Suscribirse al blog

Benchmarking: qué es, tipos y cómo hacerlo

Benchmarking: qué es, tipos y cómo hacerlo

El benchmarking es una técnica que se desarrolla de manera sistemática para la evaluación de mecanismos de trabajo, servicios y productos a través de comparaciones. Su finalidad es aportar datos de interés para la toma de decisiones, permitiendo que las empresas identifiquen cuáles son los casos de éxito y de este modo estén en condiciones de perfeccionar sus estrategias.

Cuando hablamos de la técnica Benchmarking se suele tener el concepto general de que se trata del estudio de las técnicas empleadas por la competencia que les han supuesto una ventaja competitiva, para adaptarlas posteriormente a la empresa y así equipararse a la primera y, hasta incluso, sacarle ventaja. Pero con este concepto limitamos mucho la importancia y, sobre todo, la aplicación y utilidad que podemos darle a esta técnica, ya que no debemos olvidar que no solo es beneficioso estudiar a la competencia, sino que también puede aportarnos grandes ventajas realizar un estudio interno y también de otras empresas que, sin ser del sector o mercado de la organización que realiza el estudio, destacan en algún campo por su calidad, buen hacer o excelencia.

Tipos de benchmarking

El benchmarking puede basarse en el estudio de competidores (directos o indirectos) o de empresas de otros sectores; así como en la realización de un análisis interno, estudiando las diferencias que presentan los diferentes departamentos o áreas entre sí.

• Benchmarking interno: es aquel que se aplica dentro de una empresa, por ejemplo, cuando se toma como referencia las prácticas utilizadas por una determinada área de la empresa que, a diferencia de las otras, está obteniendo muy buenos resultados.

• Benchmarking competitivo: aquel que se aplica con empresas que son competidoras directas, como por ejemplo, cuando se toma como referencia las prácticas de la competencia en donde esta nos supera.

• Benchmarking funcional o genérico: aquel en el que se analizan empresas que podrían ser o no competidoras directas, por ejemplo, cuando se toma como referencia las estrategias de una empresa que es líder en un sector diferente al de la nuestra.

Pasos a seguir

Si quieres empezar un proceso de benchmarking, te recomendamos seguir los siguientes pasos:

1. Identificar qué proceso, área o producto nos gustaría mejorar en nuestra empresa.

2. Identificar las organizaciones que posean las mejores prácticas y ver si es posible comparar.

3. Definir qué indicadores que se van a medir.

4. Definir el método que se va a utilizar para recopilar los datos.

5. Analizar las diferencias entre lo medido y el desempeño actual de nuestra empresa.

6. Proponer los objetivos futuros de acuerdo a la comparativa, a las posibilidades y a los agregados de valor.

7. Fijar las metas y tiempos de integración de la nueva práctica.

8. Ejecutar la integración. En este aspecto, es importante tener en cuenta que las nuevas prácticas se implementen dentro de la estructura funcional existente.

9. Medir los resultados.

10. Fijar la periodicidad con la que se realizará el análisis de mejores prácticas, ya que es un proceso de mejora continua.

Y tú, ¿conocías la técnica de Benchmarking o la has aplicado alguna vez a tu empresa?

 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Sábado, 19 Octubre 2019

Imagen Captcha

Atención al cliente

Oficinas Principales
  • Castellana 91 - Madrid
  • World Trade Center - Barcelona
  • Prado 2 - Entreplanta - Talavera
Teléfono
Descarga programa conexión remota
Copyright © 2019 | GrupoDw. Todos los derechos reservados.

Please publish modules in offcanvas position.